Josh Cavallo 1

Josh Cavallo: mi salida del armario fue una experiencia increíble

23 de diciembre de 2021
  • Hace ocho semanas, Josh Cavallo se convirtió en el primer jugador abiertamente gay del fútbol masculino de primera división
  • Desde su anuncio, el australiano de 22 años ha descubierto un nuevo impulso, ya que le han llovido las reacciones positivas de los fans y de los medios de comunicación
  • El centrocampista del Adelaide United ha decidido utilizar su nuevo estatus para ser el modelo que siempre buscó al crecer, ayudando a hacer del fútbol un entorno acogedor para todos

La temporada pasada gané el premio al mejor jugador joven del Adelaide United, uno de los mayores logros de mi carrera hasta el momento, y me fui a casa y lloré hasta quedarme dormido. Debería haberlo celebrado con mi familia y mis compañeros, pero me sentí entumecido al aceptar el premio como otra persona, como la persona que pretendía ser.

Ese fue el momento en el que decidí que ya era suficiente, había llegado el momento de ser honesto sobre quién era realmente y, tanto si la gente podía aceptarme como si no, tenía que salir del armario.

Se lo conté a mis dos entrenadores, Carl Veart y Ross Aloisi, que me apoyaron muchísimo y se alegraron de verdad por mí. Sentí como si me hubieran quitado de golpe un enorme peso que había estado sentado sobre mí todo este tiempo. Solo dos personas en el mundo del fútbol sabían que yo era gay y me sentí tan libre y libre de cargas en el campo, como si por fin pudiera empezar a jugar como yo mismo.

Este contenido ha sido ocultado porque las cookies no han sido aceptadas. Haga clic aquí para reconsiderar.

Decírselo a mis compañeros de equipo fue un paso realmente grande, y juro que podía ver cómo mi corazón se salía de mi camiseta al entrar en esa reunión del equipo. Estaba muy nervioso, pero igualmente decidido a que ese viejo Josh quedara atrás en esa sala y el nuevo Josh saliera y comenzara su vida como futbolista gay. No tenía nada de qué preocuparme. Mis compañeros de equipo se sorprendieron, pero se alegraron mucho de que hubiera dado ese paso para sentirme cómodo en mi propia piel. Nos abrazamos, hablamos un poco y luego la conversación volvió a centrarse en el fútbol, nada había cambiado.

Todas esas veces que me había estresado por las situaciones sociales: ¿qué pasa si alguien me pregunta con quién estoy saliendo? ¿Cómo puedo asegurarme de que no lo descubran? Me di cuenta de que eran miedos totalmente innecesarios, porque esta gente del Adelaide United, mi familia fuera de casa solo quiere lo mejor para mí, tanto dentro como fuera del campo. Tras saberlo, salí de esa habitación con la mayor sonrisa en la cara y listo para enfrentarme al mundo.

Cuando llegó el momento de pulsar el botón de mi anuncio público, sentí que ya había ganado la carrera. Ya estaba entrenando mejor que nunca, podía concentrarme en mi juego sin distraerme con pensamientos inoportunos de mentir a todos los que me rodeaban, y era genuinamente lo más feliz que había sido en mi vida: nada iba a cambiar eso.

Sin embargo, lo hizo y de la mejor manera posible. Mucha gente se ha puesto en contacto conmigo para apoyarme, para decir que les he inspirado y, lo mejor de todo, diciendo que les he dado la confianza para salir del armario ellos mismos. Una de las partes más difíciles de ser futbolista gay era que no había nadie a quien admirar realmente. Me encantaba el fútbol, pero no había nadie que me representara dentro de este mundo, nadie a quien aspirar a parecerse, y nadie que me asegurara que podía ser a la vez gay y futbolista. Era realmente doloroso pensar que esas dos partes de mí mismo nunca podrían coexistir.

Cavallo 4

Ahora puedo ser esa persona para todos los demás. Tengo seguidores que me animan, me piden consejo, se hacen fotos conmigo... y me siento tan feliz de poder ser un modelo para seguir no solo para los seguidores del Adelaide United, sino para todo el mundo. Es increíble saber que he ayudado a tanta gente sólo por ser yo mismo y solo desearía haberlo hecho antes.

Se han puesto en contacto conmigo otros jugadores, aficionados, padres y abuelos de jóvenes que están luchando con esta parte de sí mismos, pidiéndome consejo sobre cuál es el siguiente paso, pero para ser honesto es un viaje tan profundamente personal con tantas etapas diferentes que cada persona necesita hacer en su propio tiempo. Espero que un día, en un futuro no muy lejano, vivamos en un mundo en el que la gente no necesite salir del armario, que no sienta la necesidad de mentir sobre esa parte de sí misma ni un solo momento, pero hasta entonces, estoy aquí para todos ellos.

He tenido una experiencia tan increíble, solo han pasado un par de meses y ya me he transformado en esta persona llena de vida y energía que apenas reconozco, pero estoy deseando ser él, jugar al fútbol como él, durante el resto de mi vida.

Si estos son los cambios que he notado en tan poco tiempo, solo puedo imaginar lo que la comunidad futbolística puede conseguir en cinco años. Así que usen las pulseras del arco iris, cosan el logotipo LGBTIQ+ en sus camisetas y hagan saber a todos, futbolistas o aficionados, heterosexuales u homosexuales, que están seguros y son bienvenidos tal y como son.

Les cambiará la vida.