Sydney Leroux Baby 1 2500

Nuevo reglamento de maternidad: más oportunidades para las jugadoras

19 de noviembre de 2020
FIFPRO recibe con satisfacción la introducción de una nueva reglamentación que protege los derechos de las futbolistas profesionales que deseen tener hijos durante sus carreras deportivas.

La nueva reglamentación establece las condiciones mínimas acordadas por la FIFA, FIFPRO y otras partes interesadas, y entrará en efecto a partir del 1 de enero de 2021. Estipula, entre otros puntos:

  • Un periodo de permiso por maternidad de al menos catorce semanas, de las cuales un mínimo de 8 semanas deberán transcurrir tras el parto.
  • Durante el permiso de maternidad, la jugadora recibirá al menos dos tercios de su salario, en caso de que la legislación nacional o el CCT no establezcan un estándar superior.
  • La posibilidad de mantener el registro, y si mutuamente se acuerda no hacerlo, registrarse a su regreso del permiso por maternidad, incluso fuera del periodo de registro.
  • Presunción de que el club haya rescindido un contrato en este periodo debido a embarazo o permiso por maternidad. El club tendrá obligación de demostrar que el despido no guarda relación con la maternidad; de lo contrario, la jugadora tendrá garantizada una indemnización extraordinaria, equivalente a seis salarios, además del valor restante del contrato.
  • Libertad de la jugadora para decidir si continúa jugando o no, siempre que su salud, evaluada de manera independiente, se lo permita.

“Las futbolistas han impulsado estas mejoras y es positivo observar que la FIFA ha escuchado su voz,” ha afirmado el Secretario General de FIFPRO, Jonas Baer-Hoffmann.

El año pasado, FIFPRO instó a la FIFA a crear medidas regulatorias para capacitar mejor a las jugadoras a establecer una familia, sin riesgo de perder su empleo en el fútbol profesional.

Según el Informe del Empleo 2017 de FIFPRO, únicamente el dos por ciento de las jugadoras ha tenido hijos, mientras que el 47% de ellas manifestó que dejaría el deporte prematuramente para establecer una familia, citando la falta de disposiciones relativas al cuidado de los hijos como una razón importante para abandonar el deporte.

Para mejorar esta situación y seguir desarrollando el fútbol profesional femenino, FIFPRO solicitó a la FIFA que ayudara a consagrar en sus reglamentos la estandarización de beneficios y protecciones para las jugadoras.

Sydney Leroux Baby 2 2500

“Es un paso enormemente importante y esencial para el fútbol femenino: para las futbolistas, y para el crecimiento sostenible del juego,” ha afirmado Gabriela Garton, guardameta argentina y miembro del Consejo Mundial de Futbolistas de FIFPRO. “Como futbolistas, necesitamos este tipo de disposiciones y protecciones, para que nadie tenga que escoger entre establecer una familiar y mantener su carrera futbolística, como algunas jugadoras han tenido que hacer en el pasado.”

“Esta es una aportación sumamente impactante y decisiva para nuestro deporte,” ha afirmado Jodie Taylor, jugadora de Inglaterra y miembro del Consejo Mundial de Futbolistas. “Las futbolistas necesitamos este tipo de reglamentos para garantizar que podamos mantener nuestras carreras, con la confianza de que se han implementado las disposiciones adecuadas para el caso de que decidamos tener hijos; ello es tan tranquilizador para nosotras las futbolistas, y refleja que el juego profesional debe seguir desarrollándose. Esperamos que este sea el inicio de políticas todavía más progresistas e inclusivas para las futbolistas.”

“Esperamos que esta política innovadora contribuya a normalizar el debate a favor de que las atletas profesionales tengan hijos si así lo deciden”, ha afirmado Baer-Hoffmann. “Los futbolistas profesionales también son padres, y especialmente las mujeres han tenido que afrontar demasiados obstáculos. Es esencial que la reglamentación del fútbol reconozca y proteja el derecho a la maternidad.”

“Sin embargo, este es tan solo un primer paso, porque estas disposiciones representan un conjunto mínimo de protecciones. Seguiremos impulsando –a nivel nacional e internacional– políticas parentales más holísticas y condiciones incluso más favorables, como periodos de maternidad más prolongados y contraprestaciones para los padres en general, tal como establece nuestra política.

“Ninguna jugadora debe sufrir discriminación, y mucho menos como resultado de su embarazo o por tener que atender las necesidades humanas básicas, propias de una madre y su hijo tras el parto.”