Bell Writing 2500

Establecer una segunda carrera mientras se juega al fútbol profesional

13 de mayo de 2020
Cuando era adolescente y jugaba en la academia de Manchester City, perdía dos días de escuela por semana para entrenar. Yo apoyaba al club, como recogepelotas en el estadio y mi plan era quedarme a jugar allí, en la Premier League.

El único plan de contingencia que mis padres me inculcaron era obtener buenos resultados escolares, para ampliar mis opciones profesionales.

Por Laurie Bell

Afortunadamente, les escuché. El año que dejé la escuela secundaria, el Manchester City me liberó y dos años más tarde lo hizo League One Rochdale AFC.

Me sentía completamente hundido. Aún perseguía mis sueños, pero tenía 18 años y estaba sin contrato profesional; una situación en la que se encuentran cientos de jóvenes futbolistas cada año.

Incluso las mejores carreras de fútbol son cortas y frágiles. Al final, todos necesitamos un plan para tener una segunda carrera profesional.

“Solo un jugador de nuestra edad recibió el contrato profesional que todos anhelábamos, pero una lesión interrumpió su carrera”

— por Laurie Belle

En el Rochdale, solo un jugador de nuestra edad recibió el contrato profesional que todos anhelábamos, pero una lesión interrumpió su carrera. Mis compañeros de equipo, que siguieron jugando al fútbol y ahora juegan al fútbol no liguero, o bien son entrenadores. Otros encontraron trabajo, estudiaron o empezaron a viajar.

Lamentablemente, por no tener el soporte de la estructura del fútbol, uno de mis compañeros del Rochdale fue condenado a prisión y otro fue investigado por su relación con el negocio de las drogas. Después de ser como hermanos durante años, habíamos perdido el contacto y me sorprendió leerlo en las noticias.

Las vidas de todos nosotros cambiaron abruptamente.

Para entonces, yo estaba en Estados Unidos. Mis resultados académicos me permitieron obtener una beca de fútbol en la universidad de Wisconsin-Milwaukee. Fue duro dejar mi casa, pero quería jugar al fútbol y me apetecía una aventura y buscar nuevas oportunidades fuera del campo. El sistema universitario de Estados Unidos ofrece instalaciones de primera clase y entrenamiento profesional. Podía desarrollarme como jugador mientras cursaba una segunda carrera.

La parte difícil fue decidir qué quería estudiar.

Bell Milwaukee 1100 LS
Laurie Bell jugando para Milwaukee

Cuando creces con la única idea de dedicarte a tu pasión, que era el fútbol, es difícil tomar en serio una actividad de segundo interés. ¿Puede alguien tener dos sueños? Decidí que sí. Puedes tener tantos sueños como quieras.

"Quiero viajar por el mundo jugando al fútbol y escribiendo", les dije a los profesores en mi primer año. Marqué dos casillas en la página web de la universidad y me inscribí para estudiar periodismo e inglés.

¿Cómo encuentras tu otra pasión? Pensé en las cosas que me interesaban cuando era niño. Me encantaba hacer deporte y también la idea de escribir sobre el deporte. En la universidad, aprendí a ver el oficio de escritor como una carrera.

El mejor consejo de mis profesores, que se aplica a todo en la vida, era que se llega al conocimiento práctico a través de la experiencia. Así que empecé a escribir el blog de Bell, una columna sobre la vida en nuestro equipo de fútbol, para el sitio web de la universidad.

En Milwaukee, teníamos un equipo talentoso y unido y ganamos el primer título de fútbol masculino de la escuela en ocho años. Como capitán, me granjeé el reconocimiento por un gol que marqué desde el mediocampo y dejé los estudios antes de tiempo para firmar mi primer contrato profesional con Tulsa Roughnecks en la USL americana. Mis sueños estaban tomando forma.

Bell Tulsa 1100 LS
Laurie Bell jugando para Tulsa

Terminé el resto de las clases del curso a distancia de forma on line y me gradué durante mi primera temporada en Tulsa.

Como profesional, mi agenda era la siguiente: reunirme en el estadio para entrenar por la mañana, ducharme, almorzar, a veces seguido de una sesión de gimnasia. Después, estudiar mientras mis compañeros de habitación Ben y Steve, que ya tenían títulos, echaban una siesta; cerraba mi ordenador cuando se despertaban e íbamos a dar unos toques o lanzar una pelota con nuestros compañeros de equipo en la piscina de nuestro complejo de apartamentos.

Se necesita disciplina, pero la mayoría de los jugadores profesionales tienen tiempo para tomar una clase on line o adquirir experiencia laboral mientras se concentran en el fútbol.

Para motivarse a uno mismo cuando empiezas un camino así es crucial encontrar algo que a uno le guste. De lo contrario, un partido de la FIFA o una siesta se pondrá por delante del estudio todo el tiempo. Finalmente, Ben encontró otra pasión, entrenar y Steve sigue jugando mientras estudia un postgrado en finanzas.

“¿Puede alguien tener dos sueños? Decidí que sí. Puedes tener tantos sueños como quieras.”

— por Laurie Bell

Cuando me fui de Tulsa, aún tenía el plan de viajar por el mundo, jugando al fútbol y escribiendo. Después de media temporada en el Manchester, aterricé en Suecia, un hermoso país con un estilo de vida relajado donde me sentí bienvenido inmediatamente. Sigo aquí, jugando para el Örebro Syrianska en la tercera división sueca.

Mi calidad de vida es buena, pero las temporadas de fútbol solo duran siete meses en Suecia y muchos jugadores profesionales aquí dependen de una segunda fuente de ingresos. Los contratos a corto plazo, y las temporadas no remuneradas, son una realidad para la mayoría de los jugadores de fútbol.

Para mí, seguir una segunda carrera es parte de mi camino futbolístico. Además de jugar y escribir, trabajo para una empresa de tecnología deportiva llamada Heja. Me contrataron como redactor de inglés y ahora soy el director de marketing de su aplicación para el equipo deportivo.

Trabajo en mi rutina futbolística que incluye entrenamiento todos los días de la semana y viajes nocturnos al lejano norte de Suecia. He ayudado a más de 100.000 equipos deportivos a inscribirse en la aplicación y he adquirido experiencia en negocios y marketing.

Bell Writing Heja 1100
Laurie Bell trabajando para Heja

¿Cómo se encuentran oportunidades mientras se juega al fútbol? En mi caso, una oportunidad me ha llevado detrás de otra.

Una entrada del blog de la universidad se convirtió en mi último trabajo de curso y en un artículo en The Guardian. Otro artículo me puso en contacto con la FIFPRO, ¡y aquí estoy escribiendo esto! Cuando Oskar, mi antiguo colega de Heja, leyó en el periódico local sobre un nuevo jugador en la ciudad que también era escritor, me invitó a almorzar y me ofreció un trabajo. He tenido suerte, pero tú también puedes tener algo de suerte si empiezas a trabajar ahora.

Envío con frecuencia preguntas por correo electrónico a personas a las que admiro o cuyo trabajo me parece interesante. Como soy verdaderamente curioso, generalmente encuentro que están felices de ofrecerme consejo, o incluso de ayudarme a poner un pie y abrirme una puerta.

Ser futbolista profesional es el mejor trabajo del mundo, pero en la vida es posible tener más de un sueño. Que el Rochdale me diera la libertad a los 18 años me abrió una puerta a nuevas experiencias que me abrieron los ojos. Mirando hacia atrás, no cambiaría esas experiencias por el contrato de un año en el fútbol inglés que yo tanto anhelaba en ese momento.

 

Si tienes alguna pregunta ponte en contacto conmigo en Twitter @LBellBell.