Tristyn Coetsee

Tristyn Coetsee: el guardameta que supera obstáculos para ser abogado

12 de octubre de 2021
  • El guardameta Tristyn Coetsee estudió derecho mientras jugaba al fútbol profesional
  • El sudafricano de 33 años tuvo que superar algunos obstáculos en el camino para llegar a ser abogado
  • Coetsee disputó cuatro temporadas en la Liga Premier de Sudáfrica y pasó la mayoría de su carrera profesional en el Pretoria University Football Club (TUKS FC), que juega en la Primera División de Sudáfrica.

«Siempre quise estudiar. Creo que fui muy afortunado porque mi padre fue futbolista, pero también estudió. Se licenció en psicología, y mi madre se centró mucho en que yo terminara los estudios. Creo que hubo un buen equilibrio. No era: céntrate solo en el fútbol o solo en tus estudios. Era un planteamiento que abarcaba todos los aspectos. Me dijeron que si podía hacer ambas cosas, las hiciera».

«En este tema discrepo con los sudafricanos. Ellos piensan que solo puedes hacer una cosa. Solo puedes ser futbolista, y un futbolista no puede ser estudiante. Pero si miras a tu alrededor, puedes ver el caso de [Giorgio] Chiellini, por ejemplo. Está doctorado en Administración y Dirección de Empresas. Probablemente le llevara muchos años, pero nadie le dijo: escucha Chiellini, eres un jugador de calidad, pero no puedes estudiar. No puedes ir por ese camino porque eres futbolista».

Trystin Coetsee 2

«Creo que es algo en lo que los sudafricanos se equivocan. A mí me dijeron eso cuando estaba estudiando. La gente me decía: ahora que has estudiado, no necesitas el fútbol, así que realmente no necesitamos que estés aquí. Incluso un entrenador me dijo que aparcara mi faceta de abogado cuando viniera al entrenamiento».

«Creo que, lamentablemente, es la naturaleza del sector aquí. Mucha gente no ha estudiado, así que es como un nuevo concepto para ellos, y quizá les da un poco de medio o no lo comprenden realmente. Piensan: si tienes ese título, ¿qué estás haciendo aquí? ¿Estás realmente comprometido? Son desafíos que tuve que enfrentar”.

«Fui miembro del South African Football Players Union (SAFPU) durante unos años. El sindicato siempre acudía al TUKS para hacernos presentaciones o traer a jugadores o exjugadores a conversar con nosotros. También trajo a asesores financieros. Una temporada, realizamos a través del sindicato un curso de habilidades para la vida diaria. Así pues, fue de gran ayuda durante mis días de futbolista. Tuve la suerte de tener un compañero, Tebogo Monyai [actual vicepresidente primero del SAFPU], que estaba muy involucrado en el sindicato en esa época. Me habló de un programa de becas que tenía el SAFPU y me dijo lo que tenía que presentar. Realicé todos los trámites y me concedieron la beca. Eso me permitió sufragar la última parte de la carrera, así que me resultó de gran ayuda. Estoy muy agradecido al sindicato por ello».

“Sabía que tenía que estudiar algo y luego dedicarme a una profesión completamente diferente”

«Creo que muchos futbolistas, que juegan en equipos de primera división, no pueden permitirse una educación superior. El más mínimo apoyo podría haberles ayudado a realizar sus estudios. Creo que los futbolistas sudafricanos no saben que el SAFPU ofrece ese tipo de asistencia. No sé si muchos jugadores están estudiando. Pienso que les resultaría muy beneficioso saber que disponen de esa ayuda».

«Cada vez que me despedía de mis compañeros de equipo para ir a la universidad, trataba de decirles que había oportunidades. La universidad también ofrecía oportunidades y concedía becas. Obtuve una beca para la mayor parte de mis estudios. Realmente no tuve que pagar mucho para sufragar mis estudios. Estudié tres licenciaturas. [Tristyn tiene un Grado en Leyes, una Licenciatura en Administración Pública y un Máster en Derecho Privado]. La mayoría de mis compañeros de equipo no aprovechó realmente las oportunidades. Muchos dijeron que lo harían, pero creo que solo unos pocos siguieron adelante».

«En Sudáfrica, tenemos que entender que no estamos jugando en la Liga de Campeones de la UEFA ni en la Premier League. Realmente no tenemos la esperanza de poder ganar mucho dinero durante una carrera en el fútbol. No podrás mantenerte de cara al futuro sin hacer algo más. Tuve la oportunidad de estudiar, de modo que pudiera hacer algo después de jugar al fútbol. Eso siempre fue una realidad para mí, y por eso lo hice. Creo que muchos futbolistas juegan y, cuando han terminado, se meten en negocios. Tienen suficiente dinero para abrir otros negocios, o pueden dedicarse a la retransmisión deportiva o al entrenamiento. Ese es su camino y es lo que hacen. Sencillamente, eso no era lo mío. Sabía que tenía que estudiar algo y luego dedicarme a una profesión completamente diferente».