Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo


Para promover la integridad del fútbol en Europa

El presente Código de Conducta establece los principios rectores para todos los jugadores, árbitros, clubes y otro personal oficial, relativos a cuestiones que rodean a la integridad del fútbol. Pretende promover los mayores estándares de conducta en la organización, en el juego y en la ordenación del fútbol.

 

Code-of-Conduct-long-800

 

Principios rectores

1. Juega limpio: nunca arregles un evento.

Juega de manera justa y limpia; nunca arregles un evento o parte de él. Sea cual sea la razón, no intentes por ningún medio influir negativamente sobre el curso natural de un evento deportivo. Las competiciones deportivas siempre deben ser una prueba honesta de habilidades y capacidades, y no puede conocerse su resultado de antemano. El arreglo de un evento o de parte de él es contrario a las normas y a la ética deportiva y, cuando se descubre, podrías ser acusado de delito y apartado de tu deporte para el resto de tu vida.
No te pongas en riesgo, y sigue estos sencillos principios:

  • Rinde siempre al máximo de tu capacidad.
  • Nunca aceptes arreglar un partido. Niégate a ello inmediatamente. No te dejes manipular: personas sin escrúpulos podrían intentar entablar una relación contigo, basada en favores o en intimidaciones, que después intentarán aprovechar en beneficio propio, posiblemente arreglando un evento. Esto puede incluir el ofrecimiento de regalos, dinero o ayuda.
  • Evita desarrollar adicciones o acumular deudas, pues ello puede desencadenar que personas sin escrúpulos se fijen en ti para arreglar competiciones. Obtén ayuda antes de que las cosas queden fuera de tu control.

2. Sé franco: comunica que te han propuesto arreglar un partido.

Si escuchas algo sospechoso o si alguien te propone arreglar cualquier parte de un partido o te ofrece dinero o favores a cambio de información delicada, debes recurrir al mecanismo de denuncia establecido en tu país. Debes siempre informar de cualquier amenaza o sospecha de comportamiento corrupto. Conoce las instituciones que pueden ayudarte (por ejemplo, tu sindicato de futbolistas o alguien en quien confías) en caso de recibir alguna propuesta, especialmente si juegas en un entorno poco seguro.

3. Sé cauteloso: no divulgues nunca información delicada.

Como jugador u oficial podrías tener acceso a información que no está a disposición del público general, como saber si un jugador clave está lesionado, o que el entrenador está alineando a un equipo debilitado. Esta información tiene la consideración de delicada, privilegiada o confidencial, y podría interesar a personas que la emplearían para asegurarse una ventaja injusta y obtener así una ganancia económica.

No hay nada malo en tener información delicada; lo que importa es lo que hagas con ella. La mayoría de los futbolistas y oficiales del club saben que no deben comentar información importante con ninguna persona no perteneciente al club o al personal de entrenamiento (remunerados o no) siempre que pudiera esperarse que tal revelación pueda utilizarse en relación con las apuestas.

4. Sé inteligente: conoce las normas.

Antes del comienzo de cada temporada deportiva, averigua cuáles son las normas de integridad de tu federación nacional e internacional, equipo, club, sindicato de jugadores, competición y leyes de tu país, de manera que conozcas la postura más reciente que adopta tu deporte, especialmente por lo que respecta al ámbito de las apuestas. Muchos deportes y países tienen ya o están desarrollando reglamentos relativos a las apuestas deportivas, y debes ser consciente de los mismos, aunque no realices apuestas. Si quebrantas las reglas, serás descubierto y te expones a recibir severas sanciones, incluyendo ser apartado permanentemente de tu deporte e incluso ser sometido a una investigación judicial.

5. Juega sobre seguro: nunca apuestes sobre tu deporte.

Nunca apuestes sobre ti mismo, tu oponente o tu deporte. Si tú o alguna persona de tu entorno (entrenador, novia, familiares, etc.), apuestan sobre ti, tu oponente o tu deporte, te arriesgas a ser duramente sancionado. Lo mejor es jugar sobre seguro y no apostar nunca sobre ningún evento de tu propio deporte, incluyendo:

  • Nunca realices apuestas sobre tus propios partidos o competiciones (incluyendo que tu propio equipo pueda ganar, perder o empatar, así como sobre ninguno de los distintos equipos).
  • Nunca des instrucciones, incentivos o facilidades para que un tercero apueste sobre partidos en los que participas.
  • Nunca garantices que vaya ocurrir un hecho particular que es o pueda ser objeto de apuesta y para el que esperes recibir o hayas recibido cualquier recompensa.
  • Nunca des o recibas ningún obsequio, pago u otro beneficio en circunstancias de las que cabría esperar que te desprestigien a ti o al deporte del fútbol.

 

Después de hacer clic sobre 'Aceptar cookies' usted presta su consentimiento para la instalación de cookies al visitar este sitio web. ¿Quiere saber más acerca de estas cookies? Haga clic sobre el botón 'Más información'.