Laurie Bell Training

Diario Coronavirus: Laurie Bell escribe sobre cuestiones relativas a jugadores

19 de abril de 2020
Mi nombre es Laurie Bell. Soy futbolista profesional, de 27 años. Bienvenido a mi nueva columna.

En las próximas semanas, voy a escribir en este sitio web acerca de mis experiencias como futbolista, abarcando cuestiones como la salud mental, la planificación para la segunda carrera, el fútbol femenino y, por supuesto, el impacto de la actual pandemia de coronavirus.

Crecí jugando en la Academia de fútbol del Manchester City. Perdía dos días de colegio cada semana para poder ir a entrenar. Estaba seguro de que un día jugaría en primera división para el club que seguía desde niño. Aunque eso no ha ocurrido, mi carrera como futbolista profesional ha sido excitante y me ha llevado a distintos lugares del mundo.

He jugado para clubes de Inglaterra, Estados Unidos y Escandinavia. En la actualidad, juego para el Örebro Syrianska, equipo de la tercera división sueca.

Soy afortunado de poder considerar como buenos amigos a mis compañeros de equipo, entrenadores y personal del club de toda procedencia, quienes constantemente me abren los ojos sobre lo que el fútbol significa para ellos.

Una de las cosas más sorprendentes que he aprendido durante mi carrera, es que los estereotipos sobre la forma de vida de la mayoría de los futbolistas profesionales son totalmente erróneos. Según un estudio de FIFPRO realizado en 2016, el 45% de futbolistas profesionales gana menos de 1.000 dólares mensuales.

El equipo de Laurie en un entrenamiento de pretemporada, durante la semana pasada.

Este contenido ha sido ocultado porque las cookies no han sido aceptadas. Haga clic aquí para reconsiderar.

Cada futbolista es diferente, pero la mayoría de ellos llevan vidas sencillas, que giran en torno a la programación del fútbol, y afrontan la inseguridad laboral al final de cada temporada.

 No poseo un cochazo ni he adquirido una isla paradisiaca; al menos, no todavía. Al igual que cualquier profesional con ambiciones, no puedo evitar mantener elevadas aspiraciones y planificar mi ruta hacia el contrato y la liga mejores posible.

Pero no paso por alto dónde estoy ahora mismo: haciendo realidad mis sueños en un hermoso país, junto con grandes compañeros de equipo, cobrando por jugar al deporte que amo. Igualmente, los futbolistas podemos contar nuestra riqueza en las experiencias de vida que nos brinda nuestro deporte. Como ya me repetía cada mañana un antiguo entrenador que tuve, antes de cada entrenamiento: “Este es el mejor trabajo del mundo.”

Así es. Voy a tratar de exponer cómo es en realidad el estilo de vida de un futbolista profesional, y algunos modos de mejorar todavía más nuestro lugar de trabajo. Espero que me acompañes.

¿Desea saber más?

Coronavirus - Covid-19