Rebekah Stott

Sorprendente historia de Rebekah Stott: ayuda a otras personas durante su propio tratamiento de cáncer

17 de agosto de 2021
  • En febrero de este año, la internacional de Nueva Zelanda, Rebekah Stott, fue diagnosticada con linfoma de Hodgkin en fase tres.
  • A lo largo de su tratamiento, la defensa de 28 años fue dejando constancia de su camino en su blog Beat It By Stotty para ayudar a otras personas cuyas vidas se han visto afectadas por el cáncer.
  • En la actualidad, Rebekah ha sido informada de que no quedan trazas de la enfermedad en su cuerpo, y parece reanudar su carrera futbolística.

El día en que debía haber estado representando a Nueva Zelanda en un partido contra Australia, en los Juegos Olímpicos, mi médico me comunicó la noticia que había soñado con escuchar: que había finalizado el tratamiento y que la enfermedad oficialmente mostraba completa remisión.

Mi trayectoria durante el último año ha sido totalmente diferente a lo que jamás podría haber esperado, y abordar un linfoma de Hodgkin en fase tres ha sido un proceso increíblemente difícil. En esta etapa, me siento agradecida de estar jugando de nuevo al fútbol y sencillamente no puedo describir lo bien que me siento al regresar al campo de juego, aunque puedes hacerte una idea bastante aproximada si miras fotos mías durante los ocho minutos de mi primer partido, el pasado 13 de julio: no podía quitar la sonrisa de mi cara.

Me encantan los Juegos Olímpicos; estuve en los de Londres y en los de Río, y probablemente sea mi evento favorito: por lo tanto, perdérmelo fue duro. No obstante, me vestí mi camiseta Kiwi y me convertí en la mayor seguidora de las chicas. Observar el partido Nueva Zelanda-Australia fue verdaderamente especial, pues ambos equipos de jugadoras son amigas y colegas, y me han apoyado enormemente en el transcurso de mi enfermedad.

Rebekah Stott 2

Además de contar con el apoyo de dos países, he tenido la suerte de recibir la ayuda de tres sindicatos de jugadores (Nueva Zelanda, Australia y el PFA inglés), todos ellos aportando su granito de arena para ayudarme. Verdaderamente, no sé dónde estaría sin ellos, especialmente al comienzo: durante el coronavirus y todas las complicaciones que ha conllevado.

Primero sentí la hinchazón, en junio el año pasado, y no fue hasta febrero cuando se me diagnosticó la enfermedad de manera oficial, por lo que durante esos ocho meses tuve tiempo de prepararme para lo peor. Cuando llegaron las noticias, yo ya lo había asumido.

No tenía demasiada información a mi alcance cuando se me diagnosticó la enfermedad, y ni siquiera sabía qué podía esperar de la quimioterapia y de todo lo demás, por lo que inicié el blog para compartir mi experiencia sincera y ayudar a otros en la misma situación. Exponerlo todo realmente me ayudó en mi propia andadura, y me proporcionó un foco de atención en el que centrarme, más allá de todo lo que estaba pasando.

“Tienes que aceptar lo que te venga y hacer el mejor uso de ello, porque ¿para qué estar triste cuando puedes estar feliz?”

La quimioterapia tiene tantos efectos secundarios, que sencillamente no puedes prepararte para ello, y una de las cosas que más me perjudicó fue la falta de energía que tuve durante el tratamiento. Pasé de ser una persona físicamente saludable, con gran energía, a no poder reunir la fuerza necesaria para dar un simple paseo, y realmente eso me descentró: me sentía horriblemente.

Cuando estás en tratamiento por el cáncer, hay tantas citas médicas que debes seguir, cada una de ellas con su propia documentación y requisitos, y al principio no estaba nada organizada, tratando de llevar todo conmigo en un pequeño bolso. Pronto comprendí que estaría mucho más cómoda y relajada si lo tenía todo en su lugar, por lo que me busqué un bolso adecuado, con distintos compartimentos, y eso marcó una gran diferencia.

Fue darme cuenta de eso lo que condujo finalmente a la idea de los bolsos beat it. by Stotty para pacientes de cáncer. Comencé a trabajar en el diseño de estos bolsos, que no solo iban a ayudarme con el aspecto organizativo del tratamiento, sino que también serían una comodidad para las personas que más lo necesitan.

Además del amplio espacio y de los compartimentos, he estado en contacto con distintas marcas para tratar de llenar los bolsos con productos que personalmente me resultaron muy útiles en un momento dado, como un gorro de lana, una botella de agua, una bolsa de semillas de trigo, productos para el cuidado de la piel, y una lista de mis propios consejos y trucos personales.

Rebekah Stott 3

Canteen Australia realiza un trabajo increíble con pacientes de 12 a 25 años, que están pasando experiencias similares y lo mismo por lo que pasé yo, y me ayuda a distribuir esas bolsas entre los jóvenes. El objetivo es hacer que sus vidas sean algo más fáciles, porque el camino que tienen frente a ellos es difícil. Espero poder ayudar a hacerlo más llevadero.

El potencial de marcar una pequeña diferencia en las vidas de las personas me ha dado realmente el impulso para atravesar esta situación, y por ello comencé el blog. Siempre he sido una persona positiva, y el cáncer no cambió esa característica: simplemente, lo canalicé de forma diferente. La quimioterapia fue devastadora, pero tengo que ver los puntos positivos: si no hubiera tenido un cáncer, no hubiera creado “Beat it By Stotty” y todo lo que ello supone.

Tienes que aceptar lo que te venga y hacer el mejor uso de ello, porque ¿para qué estar triste cuando puedes estar feliz? Sí, me he perdido los Juegos Olímpicos, pero ahora tengo una Copa Mundial Femenina de la FIFA en mi propio país dentro de dos años. Salto de nuevo al juego –tanto literalmente como metafóricamente– y mi objetivo principal es estar en forma y saludable para todo lo que venga.

¿Desea saber más?

Salud