Ciara Mccormack Tv

Entrevista Ready to Board: Ciara McCormack

24 de abril de 2021
El programa “Ready to Board” de la FIFPRO ha dado comienzo esta semana, con la finalidad de guiar a mujeres inspiradoras hacia roles de liderazgo en el mundo del fútbol.

En las próximas semanas hablaremos con buena parte de las 14 mujeres que participan en el programa asociado a “Women in Football”.

Proceden de Afganistán, Australia, Canadá, Dinamarca, Guatemala, Israel, Italia, Países Bajos, Senegal, Suecia, Suiza y Uruguay. El curso “Women in Football” está supervisado por líderes como su presidenta Ebru Koksal.

La primera de las 14 mujeres con las que hemos hablado es Ciara McCormack, miembro de la junta directiva de la asociación de futbolistas canadienses, la cual está creando una empresa para brindar apoyo a las víctimas de abusos en el mundo del deporte.

Se crió en Canadá, en una familia de padres irlandeses. Tras licenciarse en Women’s Studies por la Universidad de Yale, pasó a representar a la selección de fútbol de la República de Irlanda y jugó con el club danés Fortuna Hjørring en la final de la Liga de Campeones Femenina de la UEFA de 2003.

Tú ya tienes experiencia de liderazgo en el fútbol, ¿verdad?

Empecé a hacer presentaciones y a asesorar a mujeres jóvenes sobre cómo obtener becas deportivas en universidades canadienses y estadounidenses, basándome en mi propia experiencia al ganar una beca de fútbol. En 2016, creé mi propia empresa TOPP Soccer. Soy la directora ejecutiva y empleo a otras dos personas. Queremos empoderar a las jugadoras adolescentes y permitirles identificar todas las diferentes opciones existentes para que puedan alcanzar sus objetivos en el mundo del deporte.

Ciara Mccormack Player
Ciara McCormack. Crédito: Cindy Goodman / North Shore News

¿Existen barreras para las mujeres en el fútbol norteamericano?

Hay sexismo, pero yo diría que es más sutil que en otros lugares. Tanto en Canadá, como en Estados Unidos, la mayor parte del dinero y del poder que se obtiene en este deporte está dominado por los hombres. Yo diría que Canadá es uno de los únicos países del mundo que ha retrocedido en términos de oportunidades para las mujeres en los últimos 15 años. Por ejemplo, a pesar de que nuestra selección nacional está entre las 10 mejores del mundo, hay menos equipos semiprofesionales de alto nivel que antes y aún no tenemos una liga nacional para mujeres. Hay una actitud a este respecto de que parece que deberíamos estar agradecidas por los pequeños avances que se han conseguido. Pero con mis raíces irlandesas, me siento un poco como el luchador de artes marciales mixtas Conor McGregor, porque soy muy franca. No me da miedo recibir un golpe y propinar otro.

¿Puedes poner algunos ejemplos?

En 2008 denuncié a un entrenador de la selección canadiense al que despidieron discretamente por acoso sexual. Escribí un blog exponiendo toda la historia en 2019. No fui la víctima del abuso sexual, pero sí conocedora de toda la historia y, definitivamente, trataron de intimidarme y tuve que soportar experiencias muy desagradables relacionadas con él y otros muchos. Tenía claro que no era correcto que él volviera a entrenar en Canadá, mientras, por otro lado, la federación se dedicaba a hablar de seguridad en el deporte. La hipocresía me pareció espantosa.

¿Qué pasó después?

Este hombre también había sido entrenador del Vancouver Whitecaps y miles de personas empezaron a salir a protestar durante los partidos del equipo de la Major League Soccer (MLS) porque el Whitecaps no asumía ninguna responsabilidad por los daños que habían causado. Los aficionados de los equipos visitantes también les dieron la espalda. Llevábamos 10 años intentando que esta historia se hiciera pública. Estaba muy agradecida de que la gente quisiera oírla. Sé que las víctimas de este tipo de abusos no suelen levantar su voz. La parte más dañina del abuso es ser silenciado. Después de toda la publicidad que recibió el caso, se presentaron más víctimas de abuso, detuvieron al entrenador y en diciembre de 2020 fue acusado de 9 delitos sexuales.

Ciara Mccormack Hoodie
Ciara McCormack, jugando para Kolbotn (Noruega) en 2009. Crédito: Imago

“Cuando cada una de esas mujeres contó su historia personal, fue como escuchar 13 increíbles charlas de TED. ”

¿Fue estresante ser una denunciante?

Fue abrumador, pero sabía lo afortunadas que éramos de que finalmente se nos estuviera escuchando. Realmente, me convertí en una línea telefónica abierta a todas horas. Supe de otros casos en Canadá y en todas partes del mundo que dejaban claro que faltaba un espacio seguro para las deportistas. Desde hace un par de años soy activista en las redes sociales. Actualmente, estoy trabajando para crear una empresa que permita la denuncia segura de terceros. además de la educación de las atletas en este tipo de situaciones. Esperamos lanzarla a finales de año.

¿Existe algo similar en Canadá?

Ahora mismo solo se puede llamar a la línea directa de la propia entidad deportiva. Pero las organizaciones deportivas nacionales tienen un enorme conflicto de intereses. Ellas están luchando por su propia supervivencia antes que nada. En Canadá no hay nada que esté dirigido por las propias atletas. No hay apoyo a la salud mental para acompañar a las jugadoras en este tipo de situaciones. No se señala a los agresores, a menos que hayan sido condenados por un delito sexual. Eso permite que exista un espacio muy amplio para el riesgo y el daño potencial.

¿Cuál ha sido su experiencia en Ready to Board después de esta primera semana?

Estoy ubicada en la costa oeste de Estados Unidos, por lo que el programa se ha realizado de 3 a 6:30 de la mañana cada día de esta semana. Por lo general, soy una persona que necesita dormir al menos ocho horas, pero el tiempo del programa se pasa muy rápido y me permite seguir con energía para el resto del día. Estoy impresionada por la capacidad y la valentía de las demás mujeres. Estoy muy agradecida por formar parte de esto. Cuando te rodeas de personas valientes, recibes inspiración para hacer más cosas. Cuando cada una de esas mujeres contó su historia personal, fue como escuchar 13 increíbles charlas de TED.

¿Desea saber más?

Sector