Header Womens Flash Report

Publicados nuevos datos sobre carga de trabajo en fútbol femenino e interrupción por COVID

2 de junio de 2021
FIFPRO ha lanzado una nueva plataforma de datos, de acceso libre, que realiza un seguimiento de los programas de partidos y de la carga de trabajo de los futbolistas en las distintas competiciones.

La plataforma de seguimiento de la carga de trabajo del jugador (Player Workload Monitoring o PWM), desarrollada junto con KPMG Football Benchmark, proporciona un análisis sobre la programación de partidos de una muestra representativa de 85 mujeres futbolistas, en las principales ligas y competiciones de equipos nacionales.

Publicamos el primer informe Flash sobre el fútbol femenino, basado en los datos de la plataforma. El informe proporciona una instantánea de la temporada pasada, revelando la alteración que la pandemia de COVID-19 ha causado en las carreras de las futbolistas.

Los siguientes hallazgos forman parte del Informe Flash 2021: Carga de trabajo de las jugadoras e impacto durante el calendario de emergencia:

Las futbolistas han estado hasta 250 días sin fútbol competitivo
Aproximadamente tres cuartos de las ligas nacionales femeninas fueron acortadas, reduciendo los minutos sobre el campo para las jugadoras. Los minutos totales disputados entre mayo de 2020 y enero de 2021 por las futbolistas de la plataforma PWM descendió un 20 por ciento, en comparación con el periodo de nueve meses transcurrido de julio de 2019 a marzo de 2020.

Descenso del 56 por ciento en minutos jugados en fútbol de equipos nacionales
La pandemia ha dado lugar a la cancelación de numerosos torneos de selección nacional y amistosos, partidos que normalmente proporcionan el tiempo de juego a nivel de élite, tan necesario. Los minutos de juego para las jugadoras de la selección nacional incluidas en la plataforma PWM de FIFPRO descendieron un 56 por ciento en el periodo de mayo a enero de 2021, en comparación con los nueve meses anteriores.

“La plataforma PWM es un recurso útil para ayudar a identificar y desarrollar el juego femenino”

— por Sarah Gregorius

Las futbolistas han experimentado picos de intensidad tras periodos de inactividad
Tras largos periodos con pocos partidos, las futbolistas han afrontado intensos periodos de múltiples encuentros: hasta el 50 por ciento de los partidos tuvieron lugar con menos de cinco días del tiempo de recuperación recomendado. Este calendario fragmentado incrementa el riesgo de lesiones, especialmente donde existe una falta de recursos científicos para los deportes de élite y estándares médicos mínimos.

Sarah Gregorius, Directora de Política Global y Relaciones Estratégicas para el Fútbol Femenino de FIFPRO, afirma que la plataforma PWM es un recurso útil para ayudar a identificar y desarrollar el juego femenino.

Gregorius, que jugó 100 veces para Nueva Zelanda y jugó a nivel profesional en Inglaterra, Alemania y Japón, afirma: “El calendario del fútbol femenino está muy fragmentado en muchas partes del mundo, y ello no conduce a un elevado rendimiento en el fútbol. La pandemia de COVID-19 ha empeorado la naturaleza interrumpida del programa.

“Trabajamos duro para desarrollar soluciones centradas en el jugador, basadas en los datos para abordar esta fragmentación y proporcionar a los futbolistas un ciclo de competición de élite que les permita desarrollarse personalmente y beneficiarse de la industria en su conjunto.

“Los jugadores son vitales en este proceso, y esperamos seguir presentando sus opiniones para mantener el diálogo con otras partes interesadas del fútbol.”

Acerca del seguimiento de la carga de trabajo del jugador (PWM) de FIFPRO

En asociación con KPMG Football Benchmark, la plataforma digital abierta proporciona amplios datos acerca del tiempo de juego, viajes y periodos de recuperación de una muestra representativa de hombres y mujeres futbolistas. El primer Informe Flash sobre el fútbol masculino se publicó este mes.

La plataforma pretende ayudar a la industria del fútbol a tomar decisiones informadas para diseñar la próxima generación de competiciones nacionales e internacionales, de forma que sean sostenibles, integradas, y beneficien a los jugadores y al juego en su conjunto. Además de identificar una sobrecarga, ayudará a identificar posibles oportunidades en mercados que pudieran beneficiarse de nuevas competiciones.