Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

Thomas Kortegaard ha jugado para el club de la Superliga danesa, el AC Horsens, durante 11 temporadas seguidas. Durante ese tiempo, se casó, tuvo hijos, compró una casa…y se olvidó a pensar en su vida después del fútbol.

En esta entrevista para 'Mind the Gap' el futbolista de 34 años describe el momento en que comprendió que tenía que prepararse para una nueva carrera. Ahora se está sacando el título de profesor.

Durante casi toda tu carrera has estado en un solo club.
“Sí. Pasé al Horsens desde el Aalborg cuando eran juvenil. Fuimos relegados a segunda división, y de nuevo ascendidos a la Superliga. Jugadores, entrenadores y directivos llegaron y se marcharon, pero yo sigo ahí.”

¿Recibiste asesoramiento sobre la planificación para la segunda carrera?
“El equipo para la transición a la segunda carrera del sindicato danés de futbolistas (4player) visita al Horsens dos veces al año. Nos dicen que es importante que tenemos en cuenta el siguiente paso en nuestras vidas. Pero era un veinteañero y no pensaba en esas cosas, así que lo fui aplazando. Cuando estás haciendo aquello en que soñabas es duro comprender que no va a durar para siempre. La PlayStation y el sofá te llaman más cuando tienes 25 años, de lo cual me arrepiento ahora.”

¿Cuándo te diste cuenta de que querías prepararte para una segunda carrera?
“Cuando tenía 30 años, me invitaron a un seminario sobre la transición de la carrera deportiva, de dos días de duración, realizado por 4player. Había otros 40 jugadores que estaban también en la última etapa de sus carreras como futbolistas. Sufrí una grave lesión de rodilla, y mi contrato estaba a punto de expirar. Mantuve algunas conversaciones con el club sobre la renovación del contrato, pero no hubo nada en concreto. En ese momento, me preocupé. Cuando tenía 25 años, no tenía casa, ni familia, ni cantidad de facturas que pagar. Ahora tenía todas estas responsabilidades, y mi carrera estaba llegando a su fin.” kortegaard studying 350

¿Qué te aconsejó el sindicato de futbolistas?
“Me senté con Thomas Hansen, asesor personal de 4player, y debatimos lo que me interesaba más. Fue una gran ayuda para hacerme analizar lo que yo quería hacer. Soy una persona social, así que decidí que no podría estar quieto todo el día; necesitaba salir y hablar con la gente. Apenas podía imaginar la dirección que mi vida iba a tomar. A los treinta años, me sentía como un adolescente.

“Gradualmente, fui entendiendo que quería ser profesor. En primer lugar, tenía que estudiar para los exámenes y obtener los certificados que necesitaba en danés y en ciencias sociales, con tal de poder inscribirme al curso de formación del profesorado. 4player me ayudó con el proceso de solicitud. Conseguí entrar en la segunda ronda de solicitudes, y desde entonces he estado estudiando en línea. Al mismo tiempo, he seguido jugando para el Horsens.”

¿Cómo combinas el fútbol y los estudios?
Tengo entrenamiento por la mañana, a las 10; llego a casa sobre las 2 de la tarde, y me pongo a estudiar dos o tres horas cada tarde entre semana. También he hecho algunas prácticas de enseñanza en una escuela local de educación primaria. Tengo que completar un periodo de prácticas de seis semanas como parte del curso, pero eso tendrá que esperar hasta que finalice mi carrera futbolística.

¿Cuánto tiempo vas a seguir jugando?
“Me queda un año y medio de mi contrato con el Horsens, y quisiera ampliarlo por un año más. Todavía me quedan cuatro o cinco años de formación como profesor, así que todavía estaré estudiando cuando deje de jugar. Si hubiera comenzado a estudiar cuando tenía 25 años, hubiera finalizado ya los estudios y estaría preparado para trabajar como profesor el mismo día en que dejase de jugar al fútbol. Es demasiado tarde para cambiar eso, pero me siento aliviado por haber encontrado mi nueva vocación.”

¿Cuál es tu objetivo en la enseñanza?
“Aspiro a trabajar en un internado para atletas juveniles, donde pueda ejercer como entrenador y como profesor. En Dinamarca tenemos muchas escuelas similares, y hay una en el Horsens. Así seguiré mi antigua pasión, el fútbol, y mi nueva pasión, la enseñanza.”