Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

Durante el año anterior a la Copa Mundial 2014, el Sindicato mundial de futbolistas FIFPro –que representa a más de 65.000 futbolistas profesionales de todo el mundo– expresó reiteradamente sus inquietudes por las condiciones de calor extremo en algunos lugares de Brasil, especialmente en Manaos y en Fortaleza. Además, FIFPro mostró su preocupación por el hecho de que más del 50% de los partidos de la Copa Mundial se habían programado en condiciones diurnas, durante la tarde. Es de sobra sabido que practicar ejercicio en condiciones de calor extremo –la combinación de elevada temperatura ambiental, elevada humedad del aire y exposición solar– ha sido relacionado con trastornos causados por el estrés térmico, así como con un peor rendimiento deportivo [Mohr, 2010; Özgünen, 2010; Wilmore, 2007].

Para disminuir el efecto de las condiciones de calor extremo sobre la salud y el rendimiento de los futbolistas, la FIFA aplicó sus directrices relativas al calor [FIFA, Manual de Medicina del Fútbol, 2009]. En consecuencia, se introducirían pausas para hidratación con una duración de 3 a 4 minutos, a aproximadamente el minuto 30 de cada mitad, en partidos disputados cuando la temperatura húmeda y de esfera negra (WBGT, por sus siglas en inglés) superase los 32°C (sinónimo de riesgo extremo de lesión térmica, según las directrices de la FIFA). Durante la Copa Mundial 2014, las directrices de la FIFA permitieron tales pausas para la hidratación únicamente en dos partidos: el de Países Bajos-México, que se disputó en Fortaleza; y el de Suiza-Honduras, en Manaos. Esto pareció algo peculiar al público general, pues otros partidos también se jugaron en Fortaleza y Manaos, lugares conocidos por sus condiciones de temperatura extrema. Se plantea pues la cuestión de si las directrices de la FIFA podrían ser algo estrictas.

Directrices vs. condiciones de calor en Manaos y en Fortaleza

Para prevenir que se produzcan trastornos causados por el estrés térmico durante el entrenamiento y las competiciones, expertos deportivos internacionales han establecido y publicado directrices respecto a la WBGT, que es una temperatura compuesta que se calcula a partir de diversos parámetros relevantes, como la temperatura ambiente, la humedad, la exposición al sol o la velocidad del viento. Por lo que respecta a la práctica del ejercicio y a la ciencia médica, el American College of Sports Medicine (ACSM) ha estado al frente del avance en una amplia gama de especializaciones médicas y disciplinas científicas, mientras que Sports Medicine Australia (SMA) ha evolucionado en los últimos 50 años para convertirse en una organización multidisciplinaria, establecida para proporcionar asistencia médica a los atletas durante las competiciones (Kenihan, 2014).

En consecuencia, y debido a su experiencia con las condiciones de calor en Estados Unidos y en Australia, las directrices de ACSM y de SMA relativas al calor podrían considerarse como un estándar de la mayor calidad (Armstrong et al., 2007). Dependiendo de los valores de WBGT y del tipo de ejercicio (deporte) realizado (competición y actividad constante, vs. entrenamiento y actividad no constante), estas directrices (así como las directrices de la FIFA) han evaluado el riesgo relativo a tal ejercicio y han dado recomendaciones para prevenir que se perjudique la salud de los atletas. Del examen de las estimaciones meteorológicas previstas para Manaos y Fortaleza (basadas en los últimos 50 años), puede concluirse que las directrices de ACSM y SMA ofrecen una mayor protección a los atletas que las directrices de la FIFA (Tabla 1).

1105-Heat-Table-1-600-SPA

Hasta hoy, FIFPro desconoce por qué los valores reducidos que se aplican en las directrices de la FIFA difieren de los otros. Quizá pudiera argumentarse que la aplicación de otras directrices como las de ACSM o SMA durante la Copa Mundial podría haber conducido a un mayor número de pausas para la hidratación (por ejemplo, durante el partido de Inglaterra contra Italia, celebrado en Manaos, con una WBGT estimada de 29-31°C), para mejorar el nivel de aptitud física de los futbolistas, y sus rendimientos. Pero, ¿realmente las condiciones de calor en Brasil afectaron a los rendimientos de los jugadores?

Investigación de FIFPro

Tras la Copa Mundial 2014, FIFPro realizó una pequeña encuesta para tantear las opiniones de los jugadores y de los entrenadores acerca de las condiciones de calor extremo (elevada temperatura del aire y elevado nivel de humedad) en Brasil. Por lo tanto, se invitó a participar a los capitanes y a los entrenadores de los equipos nacionales que habían jugado en lugares donde las condiciones de calor fueron más críticas.

Nota científica

Desde un punto de vista científico, los resultados mencionados aquí no pueden generalizarse, debido al enfoque aplicado, cualitativo antes que cuantitativo (< 10 participantes).

Futbolistas

Los capitanes de equipo mencionaron de manera unánime que las condiciones de temperaturas extremas en Brasil dificultaron (tanto a ellos como a sus compañeros de equipo) alcanzar el rendimiento habitual obtenido en condiciones normales de temperatura. Respecto a las pausas para hidratación que pueden aplicarse cuando la WBGT supera los 32°C, en torno al 50% de los capitanes de equipo consideró que esta medida era adecuada para que los jugadores bebieran/se hidrataran suficientemente durante el partido. La amplia mayoría de los futbolistas manifestó que las pausas para hidratación que duraron de 3 a 4 minutos, a aproximadamente el minuto 30 de cada mitad del partido, eran preferibles a pausas para la hidratación cada 15 minutos (demostrado científicamente como el intervalo óptimo para beber/hidratarse suficientemente durante la práctica del ejercicio en condiciones de calor extremo).

Entrenadores

Al igual que los capitanes de equipo, los entrenadores manifestaron de manera unánime que las condiciones de calor extremo en Brasil dificultaron que sus futbolistas rindieran tan bien como es habitual en condiciones normales de temperatura. No obstante, solo una minoría de entrenadores de selecciones nacionales tuvo en cuenta las condiciones de calor extremo en Brasil cuando escogieron a sus 11 futbolistas iniciales o su plan táctico.

FIFPro ante la celebración de la Copa Mundial 2022 en Qatar

Las condiciones de calor en junio/julio en Qatar son mucho más extremas que en el mismo periodo en Brasil. Todas las partes interesadas del fútbol están de acuerdo en que la Copa Mundial 2022 de Qatar no puede celebrarse bajo las condiciones naturales* del verano, debido a las condiciones de calor extremo (WBGT durante el día de hasta 37°C).

Se plantea la cuestión de en qué otro(s) mes(es) debería celebrarse la Copa Mundial 2022 en Qatar, desde una perspectiva de seguridad y salud. La FIFA ha reconocido los meses de invierno como una posible alternativa, mientras que la European Club Association (ECA) recientemente ha propuesto mayo como una solución óptima.

Respecto a las previsiones meteorológicas para Qatar (según los últimos 50 años), que se presentan en la Tabla 2, y desde una perspectiva de seguridad y salud, FIFPro no aprobaría una Copa Mundial 2022 celebrada en mayo, y recomendaría la celebración de una Copa Mundial 2022 en Qatar durante los meses de invierno, en enero o febrero (la menor WBGT estimada), programando todos los partidos en condiciones de cielo cubierto, a finales de la tarde o en la noche (no antes de las 17:00 pm).

1105-Heat-Table-2-600-SPA

 

Blog del Dr. Vincent Gouttebarge, PhD

Antiguo futbolista profesional, Médico Jefe del FIFPro (v.gouttebarge@fifpro.org)

Después de hacer clic sobre 'Aceptar cookies' usted presta su consentimiento para la instalación de cookies al visitar este sitio web. ¿Quiere saber más acerca de estas cookies? Haga clic sobre el botón 'Más información'.