Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

La antigua estrella del Liverpool, Vladimir Smicer, aconseja a los jóvenes jugadores checos que se afilien al sindicato.

Cuando la antigua estrella del Liverpool, Vladimir Smicer, firmó su primer contrato profesional, a la edad de 18 años, hubiera aceptado casi cualquier cosa por lograr su sueño de ser futbolista, afirma.

Ahora, a sus 44 años, tiene la determi-
nación de proteger de la explotación a los futbolistas juveniles y sin experiencia.

La carrera de Smicer comenzó y finalizó en el Slavia de Praga, e incluyó un lapso de seis años en el Liverpool, donde se anotó una excitante victoria en el partido de vuelta contra el AC de Milán, en la final de la Liga de Campeones del año 2005. También jugó en Francia, para el Lens y el Burdeos.

Sus padres supervisaron su primer contrato. Afortunadamente, no tuvo problemas de retrasos en los pagos, trajo injusto o agentes sin escrúpulos.

“Cuanto más observo, más me doy cuenta de lo afortunado que fui,” ha afirmado Smicer en una visita a la sede de FIFPro, en las cercanías de Ámsterdam.

Smicer anima a los futbolistas de su país natal a unirse al sindicato checo de futbolistas (CAFH) para obtener asesoramiento jurídico, pues la investigación de FIFPro ha puesto de manifiesto que el 33% de ellos recibe su salario con retraso, y algunos son presionados para poner fin a sus contratos.

Recientemente, el Sparta de Praga ha excluido a tres futbolistas del entrenamiento de su primer equipo, en una maniobra que el abogado del centrocampista Jonathan Biabianyi califica de “mobbing.

Smicer ha afirmado que esa práctica lleva décadas siendo algo típico en el fútbol checo.

Smicer es uno de los miembros fundadores del CAFH, que inició su andadura en el año 2011. El sindicato trata de cambiar una dinámica histórica, por la que los clubes y la Federación mantienen el poder y los futbolistas tienen que defender sus derechos.

“No queremos cambiarlo todo –amamos el fútbol, es un bello deporte–: sencillamente, queremos un juego justo,” ha afirmado Smicer.

El CAFH aboga también para que los clubes paguen los costes de seguridad social de los jugadores, porque el 93% tienen contratos como autónomos. La mayoría gana menos de 2.000 euros mensuales.

La Federación nacional ha puesto trabas al sindicato checo de futbolistas, e incluso ha implantado su propio sindicato de jugadores, en un intento por dificultar las cosas al CAFH.

En ocasiones, el personal del CAFH se ha reunido con los jugadores en un restaurante, porque los clubes les prohíben entrar en el vestuario del equipo, según Smicer.

“Cuanto más dificultades nos ponen, más motivado me siento,” ha afirmado Smicer. "Sé que un día ganaremos esta batalla."

smicer theo 650

Vladimir Smicer (izquierda) habla con el secretario general de FIFPro, Theo van Seggelen, mientras visita el sindicato mundial de futbolistas, en los Países Bajos

Después de hacer clic sobre 'Aceptar cookies' usted presta su consentimiento para la instalación de cookies al visitar este sitio web. ¿Quiere saber más acerca de estas cookies? Haga clic sobre el botón 'Más información'.