Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

FIFPro previene a los futbolistas profesionales sobre el fichaje con clubes rumanos, debido al riesgo de que no reciban su salario.

El Informe Global del Empleo FIFPro, publicado en noviembre, ha puesto de manifiesto que el 75 por ciento de los futbolistas que juegan en Rumanía ha tenido que afrontar retrasos en el pago de salarios, en las últimas dos temporadas. “La situación está empeorando aún más,” ha afirmado Emilian Hulubei, presidente del sindicato rumano de futbolistas, AFAN.

En 2015, el sindicato mantuvo 257 casos en los comités de arbitraje y de apelación, cifra que ascendió a 287 casos en el año 2016. “Es muy frustrante,” afirma Hulubei. “Dedicamos todo nuestro tiempo a reclamar los salarios de los jugadores; no tenemos tiempo para trabajar en otros programas, como la formación o la salud.”

En la foto: Archivos con centenas de quejas de futbolistas no pagados en la sede del sindicacto de futbolistas AFAN en Bucarest.

Algunos futbolistas neerlandeses se encuentran entre los futbolistas extranjeros que han tenido problemas en Rumanía. A muchos de ellos solo les pagaron su primer mes. Un jugador manifestó haber recibido únicamente 400 euros de los “pocos cientos de miles” por los que había firmado su contrato.

Algunos futbolistas fueron obligados a firmar documentos que manifestaban que habían recibido todo su dinero.

“Los clubes rumanos han creado un modelo económico de cómo engañar a los futbolistas,” ha afirmado Louis Everard, director del sindicato neerlandés de futbolistas (VVCS) y miembro del Comité Ejecutivo de FIFPro.

"Esta conducta es antisocial, indecente y totalmente inaceptable."

Incluso después de haber reclamado con éxito los salarios debidos ante la Comisión de Árbitros de la FIFA o ante el Tribunal de Apelación Deportivo (TAD), muchos futbolistas continúan luchando por conseguir el dinero que se les debe.

En la primera división rumana (Liga 1) cuatro clubes son insolventes. En la segunda división, cuatro clubes han desaparecido durante la temporada, debido a la quiebra, y otros tres están en insolvencia.

Cuando un club va a la quiebra, es prácticamente imposible que un jugador obtenga su dinero.

“Hay clubes que nunca podrán pagar el salario que han ofrecido al jugador,” ha afirmado Hulubei. “Les pagarán el primer salario o el fichaje, pero nada más. Sencillamente, utilizan al jugador. Cuando se abre el periodo de transferencias, se libran de él.”

FIFPro aconseja encarecidamente a todos futbolistas que antes de incorporarse a un club del país, se pongan en contacto con el sindicato rumano. “Sabemos exactamente qué club puede realmente pagar el salario que ofrece,” ha asegurado Hulubei.

Acerca de Rumanía:

El fútbol rumano se enfrenta a la falta de patrocinadores. La mayoría de los clubes dependen del dinero procedente de la televisión, o del dinero que entregan las autoridades locales. “Solo unos pocos clubes de primera división tienen un patrocinador real,” ha afirmado Hulubei.

Incluso se está perdiendo afición debido a que clubes de renombre van a la quiebra, o a escándalos causados por propietarios de clubes, de dudosa honradez. Las cifras de asistencia de público han descendido de manera continuada, hasta una media por partido de aproximadamente 2.700 esta temporada.

AFAN se encuentra en negociaciones con el gobierno del país, en un esfuerzo por conseguir una liga más sostenible.

Después de hacer clic sobre 'Aceptar cookies' usted presta su consentimiento para la instalación de cookies al visitar este sitio web. ¿Quiere saber más acerca de estas cookies? Haga clic sobre el botón 'Más información'.