Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

Geremi Nijtap, ex-jugador de Real Madrid, fue uno de los cuatro nuevos miembros del consejo que se reunieron en FIFPro el miércoles.

Geremi, que ha liderado el sindicato de jugadores de Camerún (Synafoc) desde el año pasado, es el nuevo representante africano en la junta del sindicato mundial de jugadores, con sede en Ámsterdam.

Se incorporará oficialmente a la junta directiva mundial en diciembre junto con el ex-jugador de AS Roma y Italia Damiano Tommasi, el abogado suizo Lucien Valloni y el ex-jugador australiano Francis Awaritefe.

FIFPro habló con Geremi en Douala, Camerún, donde asistió recientemente a una reunión de FIFPro Africa.

Ahora hay muchos ex jugadores en las juntas (mundial y africana) de FIFPro...

Es el mejor mensaje que podemos transmitir, y no solamente en África —por cierto—, para animar a los jugadores más conocidos a comprometerse con los demás a través de sus asociaciones o sindicatos nacionales, ya sea durante o tras finalizar sus carreras. Precisamente, si nuestras carreras y nuestros palmarés pueden facilitarnos la labor, abrirnos más fácilmente ciertas puertas, darnos acceso a los políticos y a los medios de comunicación, ¿por qué no lo aprovecharíamos a partir del momento en que decidimos ponernos al servicio de los demás? Claro que a veces hay que ponerse en riesgo, hablar claro, dar un golpe sobre la mesa, pero créame, vale la pena. Por mi parte, no dudaría en ponerme en riesgo por servir a los derechos y los intereses de los futbolistas africanos. Y para concluir, hay tantas cosas por hacer.

En África, los jugadores todavía no son reconocidos por lo que son: asalariados como los demás. En un número demasiado elevado de países, incluidos ciertos países en el seno de FIFPro África, los contratos no existen o no se respetan una vez firmados. Eso es inaceptable, al igual que los retrasos en el pago del salario o, incluso, la total ausencia de salario, el no hacerse cargo de la asistencia médica, la ausencia de un estatuto real, de un reconocimiento mínimo. La tarea a realizar es enorme, aunque ya sea mucho lo que se ha hecho en gran número de países.

¿Tantas?

En África, los jugadores todavía no son reconocidos por lo que son: asalariados como los demás. En un número demasiado elevado de países, incluidos ciertos países en el seno de la División África, los contratos no existen o no se respetan una vez firmados. Eso es inaceptable, al igual que los retrasos en el pago del salario o, incluso, la total ausencia de salario, el no hacerse cargo de la asistencia médica, la ausencia de un estatuto real, de un reconocimiento mínimo. La tarea a realizar es enorme, aunque ya sea mucho lo que se ha hecho en gran número de países.

Embed from Getty Images

Ha mencionado los salarios…

(Interrumpe.) El número de jugadores que está a la espera de recibir su salario, en ocasiones durante más de un año, es considerable y eso no parece contrariar a nadie, ni a la CAF, ni a la FIFA. Sin embargo, basta que un seleccionador no sea pagado, y la FIFA amenaza con excluir al país de todas las competiciones internacionales, como ha ocurrido con Didier Ollé-Nicolle en Bénin, el pasado mes de agosto. (Nota del editor: La FIFA ha amenazado con sancionar a la asociación de fútbol de Benín por no cumplir con una orden de pago de los sueldos de Ollé-Nicolle, ex entrenador del equipo nacional)

¿Por qué no se actúa de la misma manera a favor de los futbolistas? ¿Por qué la FIFA no ejerce presión sobre las federaciones de los clubes culpables de tales abusos hacia los jugadores? Todo el mundo sabe lo que ocurre y nadie actúa, pero eso lleva pasando demasiado tiempo, mientras que gran número de futbolistas están en situación catastrófica, viven un infierno, incapaces de cubrir sus necesidades. ¿Cuánto tiempo ha de pasar para que las instancias que observan esta situación degradante hagan algo al respecto? Sin duda, los jugadores, siempre que pueden, cuando resisten a la presión o se mofan de las amenazas, cuando tienen los medios o reciben la ayuda de sus asociaciones nacionales, acuden a los tribunales, pero ese no es un fin en sí mismo; esa no es la forma de regular las relaciones sociales entre asalariados y empleadores. Todas las buenas voluntades deben actuar, y en FIFPro África estamos dispuestos a reunir a todos los partícipes para hallar soluciones. Pero hoy en día, mientras esperamos a que cambie la situación, no podemos más que animar a los futbolistas a recurrir a la justicia para que se reconozcan sus derechos y reciban lo que es suyo.

¿Piensa que su llamamiento será escuchado?

Hay que esperar. Somos partidarios de mantener un diálogo franco y constructivo a nivel nacional con las federaciones, así como a nivel internacional con la CAF. Hemos firmado en el año 2011 un acuerdo de reconocimiento mutuo, redactado el inicio de una colaboración con la confederación africana, que no puede más que beneficiar al fútbol africano. Pero todavía faltan muchas páginas más que redactar, especialmente porque el presidente Hamad parece querer abrirnos las puertas y desea escuchar lo que tenemos que decirle en nombre de los futbolistas africanos.

Es una tarea enorme…

Pero no es la única, evidentemente. Los próximos cuatro años van a ser determinantes para FIFPro África, que acaba de celebrar su décimo aniversario, y estoy plenamente decidido a asumir toda la responsabilidad que me corresponde y a honrar la confianza que se ha depositado en mí para alcanzar los objetivos que nos hemos fijado. Entre otros, en particular, hay que conseguir la integración de los países que hemos reconocido hace ya varios años, como Gabón, Kenia o Túnez, reforzando y profesionalizando a nuestros diez miembros oficiales, dándoles los medios para estar siempre más próximos a los jugadores, para ser siempre más eficaces, más influentes. Pero hace falta también seguir observando a los países que podrían unirse a nosotros un día, como Nigeria, Argelia, Zambia, Togo, Senegal, Mozambique o incluso Etiopía. Por lo tanto, no es cuestión de expedir firmas en blanco en esos países. Vamos a estudiar minuciosamente cada situación, tomándonos el tiempo necesario para el estudio y la reflexión.

Después de hacer clic sobre 'Aceptar cookies' usted presta su consentimiento para la instalación de cookies al visitar este sitio web. ¿Quiere saber más acerca de estas cookies? Haga clic sobre el botón 'Más información'.