Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

Una jugadora ha congregado a las futbolistas en Chile, después de que los directivos de la Federación se desentendieran de la selección nacional femenina.

Cuando Chile no consiguió calificarse para la Copa Mundial Femenina 2015, la Federación nacional del país (ANFP) dejó de organizar partidos y sesiones de entrenamiento durante dos años. El equipo descendió desde el puesto 41 al 128 en las clasificaciones de la FIFA.

Iona Rothfeld decidió establecer una asociación de mujeres futbolistas, pues los oficiales de la Federación se desentendieron de ellas.

“Seguíamos preguntando cuál era la razón para que no jugásemos, pero no respondían nada,” ha afirmado Rothfeld. “En lugar de desarrollar nuestro deporte, sencillamente nos ignoraron. Fue indignante.”

Las condiciones en la liga local femenina también han sido deficientes. “De mi experiencia en mi propio equipo, el Universidad Católica, y de las experiencias de mis compañeras en la selección nacional y en sus respectivos clubes, sé que las condiciones han sido pésimas.”

Rothfeld y otras futbolistas establecieron la Asociación Nacional de Jugadoras de Fútbol Femenino (ANJUFF) en julio de 2016, lo que ha inyectado nueva energía al fútbol femenino de Chile.

“Hemos organizado reuniones con el ministro de Deporte, con el ministro para la Igualdad de género y con el presidente de la Federación.”

ANJUFF ha presentado propuestas, incluyendo la celebración de un torneo internacional, y ha comenzado un proyecto para permitir que niñas y niños jueguen juntos, pues las niñas no pueden jugar al fútbol organizado hasta que no tienen la edad de 12 años.

“Las propuestas han sido muy bien recibidas. ANFP ha incluido algunas en su nuevo programa de desarrollo del fútbol femenino”, ha manifestado Rothfeld.

Chile es el país anfitrión de la Copa América Femenina 2018. Y la selección nacional está jugando de nuevo. En septiembre perdió un partido amistoso contra Francia, jugado fuera de casa (1-0).

“Hemos avanzado más de lo que esperábamos”, ha manifestado Rothfeld. “Mantenemos comunicación directa con ANFP, que pretende dar mayor visibilidad al fútbol femenino.”

El sindicato femenino, que ha recibido el apoyo del sindicato de futbolistas de fútbol masculino (SIFUP), celebrará su primera Asamblea General hoy, el 2 de octubre.

ANJUFF y Rothfeld están impulsando también mejoras en la liga nacional, que no está bien organizada; algunos clubes incluso han disuelto sus equipos femeninos. “Solo dos de los 25 equipos de primera división actúan de manera profesional. Las futbolistas no tienen contratos, pero estos clubes se encargan de proporcionar alimentos y de cubrir los gastos, y tienen un buen personal técnico que las ayuda a desarrollar su carrera.”

Otros equipos únicamente disponen de un entrenador, no tienen campo de entrenamiento, o exigen que las jugadoras paguen por hacer aparición en los partidos. “Estos clubes simplemente han dicho que no tenían dinero para el equipo, aun a sabiendas de que no era así.”

“Los clubes quieren gastar lo menos posible en un equipo femenino. Un club sugirió que pagaría la mitad de los gastos si las jugadoras accedían a pagar la otra mitad. Cuando hemos preguntado si los hombres también tenían que pagar, salieron con el estúpido argumento de que el equipo masculino aportaba más dinero.”

“Es una cuestión de género. Nos sentimos discriminadas y esa es una de las razones principales de nuestra existencia. Tenemos jugadoras fantásticas, que han aparecido en una Copa Mundial y disfrutan carreras de éxito, y aun así nadie las conoce.”

Cuando el equipo de fútbol masculino Sub-17 de Chile se clasificó para la Copa Mundial en marzo, los medios de comunicación locales aseguraron que era el primer equipo juvenil en 20 años en alcanzar tal hazaña.*

“¿Bromean?, ¿y qué pasa con nosotras?” publicó Rothfeld en su cuenta de Twitter: formaba parte del equipo femenino Sub-17 que apareció en la Copa Mundial 2010.

ANJUFF ha lanzado una campaña especial para aumentar la concienciación sobre el fútbol femenino: “Nosotras jugamos”.

“Esperamos vender camisetas con ese eslogan. Con lo que recaudemos podríamos realizar una contribución extra al desarrollo del fútbol femenino.”

Rothfeld ha dejado su cargo como presidenta del sindicato porque ha comenzado a jugar y estudiar en la Universidad de Ohio Valley, en los Estados Unidos, pero continúa estrechamente vinculada al sindicato. Espera con impaciencia la celebración de la primera Asamblea General. “Este es otro paso importante para nosotras. Espero que participen muchas jugadoras.”

 

'Siento que estamos unidas con la selección Argentina'

La semana pasada, la selección nacional Argentina fue a la huelga debido al modo en que su Federación de fútbol trata a las jugadoras. Llevaban dos años sin jugar un partido oficial, y no recibieron compensación adecuada por los dos meses que han pasado en el campo de entrenamiento.

Iona Rothfeld observa similitudes con las huelgas de las jugadoras chilenas: “Me siento muy orgullosa de que estén emprendiendo la acción colectiva y alzando sus voces para mejorar y dignificar las condiciones que les permitan desarrollarse como jugadoras.”

“Siento que estamos unidas en esta lucha como mujeres futbolistas. Si desean o necesitan consejo al respecto, estoy a su disposición.”

 

 *En 2015, Chile organizó la Copa Mundial Sub-17 de fútbol masculino; el equipo no tenía que clasificarse para el torneo.

 

Iona Rothfeld 640

Iona Rothfeld con el Once Mundial femenino en la oficina de la FIFPro

Después de hacer clic sobre 'Aceptar cookies' usted presta su consentimiento para la instalación de cookies al visitar este sitio web. ¿Quiere saber más acerca de estas cookies? Haga clic sobre el botón 'Más información'.