Fernanda Pinilla 3 2500

Fernanda Pinilla quiere que las mujeres de Chile tengan las mismas oportunidades en el fútbol

23 de noviembre de 2021
  • La Asociación Nacional de Jugadoras de Fútbol Femenino de Chile (ANJUFF) presentó un informe donde se refleja, con estadísticas y datos, la desigualdad que padece esa rama en referencia al fútbol masculino en el país sudamericano
  • La consagrada jugadora y ex presidenta de la organización recibió el informe con optimismo y espera que, desde ahora, las autoridades del fútbol chileno tengan otro tipo de tratamiento al problema
  • El informe reflejó que sólo el 10% de las jugadoras chilenas se dedica exclusivamente al fútbol y que más de la mitad aseguró haber sido víctima de actos de discriminación de género en su carrera

"Tener datos duros, cifras, números, disponer de una prueba empírica de lo que nos sucede a las jugadoras de Chile nos hace cambiar el panorama. Antes, se reían de lo que nosotras reclamábamos, nos acusaban de estar caricaturizando al fútbol femenino. Y ahora vieron que no nos estábamos burlando de nada".

Las palabras pertenecen a Fernanda Pinilla, quizás uno de los grandes emblemas de la selección chilena de fútbol femenino y uno de los pilares de la categoría en su país. La jugadora de 28 años celebró que, después de décadas de reclamos y pedidos de investigaciones, la realidad del fútbol femenino en el país sudamericana pudo ser plasmada en un informe científico.

Durante el mes de octubre, la Asociación Nacional de Jugadoras de Fútbol Femenino de Chile (ANJUFF) presentó, en conjunto con la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile, un ambicioso informe titulado "Radiografía del fútbol femenino en Chile". En ese documento, se traza mediante encuestas, entrevistas y comparación de cifras, la realidad que atraviesan las futbolistas del país sudamericano para poder ejercer la actividad.

Así, también quedó en evidencia la enorme disparidad que todavía existe entre el fútbol femenino y el masculino y se desnudó la inmensa cantidad de obstáculos que las jugadoras chilenas deben atravesar para poder dedicarse al fútbol.

Fernanda Pinilla 2 1100

"El éxito que tuvimos con la selección de fútbol femenino, con las clasificaciones al Mundial de Francia 2019 y a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 quizás ocultó todo, pero esta es la situación que ocurre en nuestro fútbol", afirmó Pinilla, quien fue presidenta de la ANJUFF en 2017.

Y completó: "A una le gustaría que todas tuvieran las mismas oportunidades. Ya no solo se trata de tener condiciones para jugar. Siendo adulta,una necesita su propio sustento y ahora tenemos que estar trabajando. Es muy complejo, hay jugadoras que tienen que sacrificar días de entrenamientos para ir a trabajar".

El informe constó en una entrevista extensa a 592 jugadoras de un universo de 1.000 futbolistas que se encuentran en esa situación en Chile. Así, se reveló que sólo el 10% de las entrevistadas se dedica exclusivamente al fútbol, el 27,9% juega y trabaja en simultáneo, el 43,3% juega y estudia y el 18,5% hace las tres actividades en simultáneo.

Además, el 83% aseguró no recibir remuneración económica por su actividad futbolística y el resto dijo cobrar un salario mensual inferior a los 126 dólares.

"Lo que más me sorprendió es que en la actualidad, hay muchísimas jugadoras que se dedican al delivery de los servicios de entregas rápidas, que incluso también ponen en riesgo su físico. Hay muy pocas que se dedican a un oficio o pueden estudiar con tranquilidad y tiempo de sobra", aseguró Pinilla.

“Esto es un llamado de atención para todas las autoridades del fútbol, ayuda a concientizarlas”

El informe de la ANJUFF reflejó también el calvario que las jugadoras todavía deben enfrentarse respecto a los actos de discriminación de género. Más del 35% de las entrevistadas aseguraron haber sido víctimas de bromas de índole de género y más de la mitad, el 57%, dijo haber sufrido alguna vez actos de discriminación de género en su actividad.

"Hubo un tiempo en el que no contábamos con vestuarios, no teníamos un vestuario digno para poder cambiarnos y lo teníamos que hacer en un pequeño almacén. No teníamos baños. Eso sigue ocurriendo en varios clubes. Lo más terrible de todo es que una termina naturalizando todas esas cosas", se lamentó Pinilla, que hoy defiende los colores de la Universidad de Chile, después de haber pasado por Audax Italiano, Santiago Morning y los clubes españoles Córdoba y Santa Teresa de Badajoz.

La discriminación de género también se sintió en la disposición de materiales, como conos, pelotas, objetos para las jugadas de pelota parada. En muchos casos, esos artículos de entrenamiento deben ser conseguidos por las propias jugadoras o por los entrenadores.

Fernanda Pinilla 1 1100

Otro de los puntos en cuestión es la exigencia física que se les demanda a las futbolistas y las dificultades para cumplir los objetivos en un contexto donde la mayoría de ellas no puede dedicarse de manera exclusiva a la actividad.

"Al igual que con los hombres, a nosotros se nos exige un índice de masa corporal y un peso adecuado. Para competir en un nivel de alta exigencia, la composición corporal marca la diferencia. Pero para lograr los objetivos se llega con una buena alimentación y la educación nutricional tiene que venir desde tu propio club", analizó Pinilla.

"La mayoría de nosotras no dispone de dinero como para pagar a un nutricionista y es muy caro tener ese seguimiento. Además, el compaginar entrenamientos con trabajos también afecta a la nutrición. Yo he tenido que comer sandwiches en transportes públicos cuando iba desde la universidad hasta los entrenamientos", agregó.

Así y todo, Pinilla, que actualmente es licenciada en Física y se encuentra cursando el magisterio de esa carrera universitaria, celebró que la disponibilidad de cifras y estadísticas ya pueda trazar un trabajo a futuro para mejorar la calidad del fútbol femenino en su país.

"Ahora podremos entablar un camino, sentar bases y saber dónde hay que trabajar más. Esto es un llamado de atención para todas las autoridades del fútbol, ayuda a concientizarlas. Y dentro de 3 o 5 años podremos repetir el estudio y ver cómo se avanzó", aseguró la jugadora de 28 años.